El pasado 25 de febrero tenía lugar la I Jornada Anual “Ver para vivir”, dirigida por el Dr. Arturo Quijada y organizada por la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados, en la que diversos ponentes hablaron sobre patologías y tratamientos con tecnologías de última generación, ante la asistencia de profesionales, estudiantes de medicina y el reconocido Profesor Santiago Grisolía.


La tecnología más puntera avanza junto a nuevos estudios en el campo de la oftalmología, pero ¿cuáles son los grandes problemas del paciente oftalmológico hoy en día?. Esta es la cuestión principal que diferentes profesionales abordaron durante la Jornada.

Destacamos algunas de sus intervenciones durante la jornada anual Ver para vivir:

El Dr. David Salom Alonso, Jefe del Servicio de Oftalmología del Hospital de Manises de Valencia, abarcó la personalización social y laboral de la elección de la lente intraocular describiendo las diferentes opciones a ofrecer al paciente: lentes ultifocales, trifocales, tóricas y acomodativas.

Mientras las lentes multifocales o trifocales permiten al paciente tener más independencia de las gafas y mejor visibilidad a distancias intermedias acoplándose mejor a la vida cotidiana; las lentes tóricas es necesario implantarlas de forma específica pero pueden compensar el astigmatismo corneal además de la miopía y la hipermetropía; y las lentes acomodativas imitan al cristalino en su acomodación y permiten la visión de cerca.

El Dr. hacía hincapié en la importancia de determinar la mejor lente para un paciente, a partir del estudio de sus actividades diarias, sus expectativas, sus patologías oculares, sus posibilidades económicas, así como el ámbito en el que se realiza la cirugía, a través de la Seguridad Social o en clínicas privadas.

El Dr. Salvador García Delpech, de la Sección de Córnea del Servicio de Oftalmología del Hospital La Fe de Valencia, realizaba una interesante exposición en forma de recorrido a través de la historia de las lentes intraoculares, desde la II Guerra Mundial hasta la actualidad.

Interesantísimo fue el bloque moderado por la Dra. Amparo Navea Tejerina, Directora Médica de la Fundación Fisabio – FOM de Valencia, sobre la degeneración macular asociada a la edad o DMAE.

La Dra. Adriana María Fandiño, de la Unidad de enfermedades vítreo-retinianas también de la Fundación Fisabio-FOM, expuso cómo prevenir esta enfermedad y cuál es el riesgo de padecerla. Para ello, habló de los test genéticos para la prevención y de la importancia de la detección temprana de la patología.

La Dra. M. Carmen Desco Esteban, Coordinadora de Docencia de la misma fundación, nos acercaba a la DMAE en la práctica clínica, destacando que, a pesar de tener una tecnología punta, no podemos olvidarnos del paciente y de su exploración.

Para finalizar este interesante apartado sobre la DMAE, la Dra. Cristina Enrique Vicent, Psicóloga-Psicoterapeuta-Terapeuta Familiar y Experta en Intervenciones Sistémicas, nos habló del papel del psicólogo en el acompañamiento del paciente con DMAE, ya que la pérdida visual conlleva un aislamiento de la persona hacia su entorno.

Por ello, el tratamiento psicológico es necesario durante estos largos y costosos procesos en los que el médico oftalmólogo hace su papel de doctor, pero también de amigo y de psicólogo. “Si no veo, no vivo”, pero lo preferible es ver y vivir, sin tener que elegir, afirmaba la Doctora durante la Jornada anual Ver para Vivir

Imágenes

jornadas copia


Conocimos que en una mirada hacia el futuro, debemos dar gran importancia a la prevención y al perfil genético. Se prevé que en 5 años cambien los sistemas de funcionamiento de las clínicas con esta patología. El médico modificará el modo en el que se dirige a los familiares de sus pacientes y se abaratarán los análisis y las tecnologías relacionadas con el DMAE.

En la importancia de la prevención, la dieta saludable, el ejercicio y los factores genéticos ayudarán a evitar o retrasar la patología. La salida de nuevos fármacos,  se sumarán a los 3 que hay ya en el mercado, y nuevas vías de administración. Actualmente son inyectables al ojo. Se podrá recuperar la degeneración del ojo mediante células nuevas, terapias genéticas y dispositivos electrónicos como chips de retina artificial para pacientes casi ciegos.

Así que,  ¿cuáles son los grandes problemas del paciente oftalmológico hoy en día?, podemos concluir que no solo nuestros profesionales están abarcándolos acompañados de las tecnologías y avances más innovadores, sino también desde la perspectiva psicológica, tan importante y decisiva en el tratamiento de las patologías.

 Así concluyó la Jornada Anual Ver para Vivir

Deja un comentario

*

Incluye tu nombre y apellidos, para poder dirigirnos a ti.

Si no tienes, solo deja el espacio en blanco.