LENTES ICL, MATERIAL BIOCOMPATIBLE Y REVERSIBLE

LENTES ICL, MATERIAL BIOCOMPATIBLE Y REVERSIBLE

LENTES ICL, MATERIAL BIOCOMPATIBLE Y REVERSIBLE

Las lentes ICL de Quijada Medicina Ocular están compuestas por el material avanzado de lentes Collamer® de Staar Surgical.

Staar lleva utilizando el colámero en sus lentes desde hace más de 25 años,  su uso está probado y recomendado.

La tecnología de ICL colámero tiene algunas características únicas que lo hacen un material ideal para lentes de corrección de la visión.

Está compuesto por colágeno y polímero, un material biocompatible, que no provoca ningún tipo de reacción en los tejidos oculares. El ojo lo “acepta” sin rechazo, pues el colágeno se genera de forma natural en el cuerpo.

Además son lentes blandas y flexibles, por lo que se implantan en el ojo de forma sencilla, adecuada y estable. Ni se notan, ni se sienten.

Estas lentes se caracterizan por una elevada transparencia que se traduce en una elevada calidad de visión tras la cirugía.

La alta calidad óptica que ofrecen, su facilidad de implantación y la biocompatibilidad, las convierten en idóneas para permanecer en el ojo durante largo tiempo, proporcionando una calidad de visión excepcional.

Otra de las características más interesantes de las lentes ICL es que es un proceso reversible.

Esto quiere decir que si en algún caso se produce en el futuro un cambio de graduación importante o cualquier otra circunstancia, la lente ICL se puede retirar o cambiar de forma sencilla.

Además, a diferencia del láser, con las Lentes ICL no modificamos las córnea. Al preservar la córnea, no se producen alteraciones que sean irreversibles por lo que el proceso es 100% Reversible.

Es muy importante la preservación de la córnea ya que es transparente como ninguna otra parte del cuerpo, protege el interior del ojo, filtra y enfoca los rayos de luz, proporciona ese brillo que detectamos en nuestro ojos al mirarnos.

Está formada por agua, Colágeno y grupos de células que mantienen su función y arquitectura.

Mantener la cornea intacta es también importante ante una posible operación futura como podría ser de cataratas, ya que preservaríamos una mejor calidad visual.