Lesiones oculares ¿Qué hay que hacer? Primeros auxilios

¿Qué hay que hacer ante lesiones oculares? Primeros auxilios

Las lesiones oculares son frecuentes en nuestro día a día y surgen inesperadamente. Existen diferentes tipos de lesiones y distintos niveles de gravedad. Ante todo, lo recomendable es visitar a tu oftalmólogo inmediatamente en caso de haber sufrido alguna lesión. Pero para evitar que la lesión empeore, te ofrecemos unos consejos con los que actuar rápidamente, teniendo siempre en cuenta que hay que extremar las precauciones ante la manipulación de los ojos.

Lesiones oculares provocadas por productos químicos

Hay productos como la lejía que, por accidente, pueden salpicarnos a los ojos. Los síntomas son dolor intenso, imposibilidad de abrir el párpado (blefarospasmo), lagrimeo, posible inflamación del párpado y enrojecimiento. En ese caso la acción más inmediata es mantener los párpados abiertos y lavar la superficie ocular entre 10 y 20 minutos con abundante agua. Es muy importante acudir al oftalmólogo de inmediato ya que puede causar daños irreversibles de no ser tratado adecuadamente.

Lesiones oculares provocadas por golpes en el globo ocular

Los síntomas pueden ser hematoma en el ojo, visión borrosa, manchas o zonas de visión negras. En este caso, con los ojos cerrados y sin intentar tocar el ojo herido, se debería lavar la zona de los párpados con abundante agua. Es conveniente aplicar compresas de agua fría o hielo y tapar el ojo afectado con gasas húmedas mientras se acude al especialista. Es importante no ejercer presión excesiva sobre el ojo.

Pequeñas abrasiones por cuerpos extraños

El ojo puede sufrir lesiones por un objeto extraño en el ojo como tierra, partículas de polvo, pequeñas piedras, etc. También puede resultar dañado por rasguños con algún objeto o con las uñas. Otra de las causas que producen rozaduras son las lentes de contacto si están mal colocadas, si se utilizan durante un tiempo demasiado prolongado, si se utilizan durante el sueño, si se emplea una esterilización inadecuada o si se retiran de manera incorrecta.

La acción más inmediata en el primer caso es parpadear repetidamente para poder expulsar la partícula. Si no se consigue, puede que el objeto extraño esté incrustado por lo que se debería acudir inmediatamente al oftalmólogo para extraerlo. En ningún caso se debe intentar retirar por uno mismo ya que se corre el riesgo de rascar la superficie del ojo.

En el caso de que el rasguño sea ocasionado por algún objeto,  dependiendo de su gravedad, su oftalmólogo puede recomendarle el uso de analgésicos y antibióticos locales.

Equimosis

La equimosis, más conocida como ojo morado, también aparece tras un traumatismo en el ojo. Lo recomendable es aplicar durante las primeras 24 horas compresas frías o hielo al ojo para aliviar el dolor y a ayudar a reducir la hinchazón. Durante el segundo día aconsejable aplicar compresas tibias hasta bajar la inflamación. El afectado debe mantener la cabeza elevada para que la inflamación baje. Si el moretón no desaparece es necesario acudir al especialista.

Existen otras lesiones en las que hay que acudir de manera urgente al especialista como en la fractura de la órbita (la rotura de los huesos que rodean al ojo), los cortes en los párpados tras un traumatismo o quemadura de los mismos, o la presencia de sangre en la cámara anterior al ojo llamada hipema.

Es muy importante no actuar ni tocar la zona afectada si se tiene cualquier duda. Contacte con su oftalmólogo o acuda a él de inmediato.


Curiosidad: Moretón o moratón pueden usarse indistintamente. Lo mismo ocurre con hipema o hifema.

Show Comments (0)

This is a unique website which will require a more modern browser to work! Please upgrade today!