Los estudios de medición para recomendar las lentes de contacto que mejor se adapte a su ojo es un paso fundamental en caso de que tenga una patología cuyo tratamiento consista en lentes de contacto.

Cuando la adaptación de lentes de contacto no se realiza adecuadamente, es necesario repetir las mediciones.

Solo así, se corrigen y evitan los efectos negativos de una mala adaptación de lentes de contacto.

¿CUÁNDO SE UTILIZA?

La adaptación de lentes de contacto se realiza siempre que se indica el uso de lentes de contacto y además cuando una adaptación no se está realizando de forma correcta y está provocando problemas.

 

¿EN QUÉ CONSISTE?

Hay que determinar el defecto refractivo del paciente, su topografía corneal (curvatura) y su cantidad y calidad de la lágrima. Con estos datos,  se decide cuál es la lente de contacto que mejor se adapta a las características del ojo.

También es importante hacer un adecuado estudio para evitar una adaptación de lentes de contacto inadecuada.

Los principales síntomas de una mala adaptación son:

  • Sensación de tener un cuerpo extraño en el ojo.
  • Ligero dolor o irritación.
  • Enrojecimiento.
  • Fluctuaciones en la visión

Es importante acudir a la clínica si detecta alguno de éstos síntomas. Una mala adaptación puede provocar abrasión de la córnea.

 

RESULTADOS

El objetivo siempre es indicar al paciente la lente más adecuada para su ojo y su patología. Si las mediciones son correctas, lo habitual es que la adaptación sea normal y corrija los defectos visuales.