La catarata es el oscurecimiento progresivo del cristalino, la lente natural del ojo. Al perder su transparencia es más difícil que deje pasar los rayos de luz hasta la retina, donde deben formarse las imágenes que el ojo enviará al cerebro.

Las cataratas aparecen con la edad. Aunque, en algunos casos, puede haber una predisposición genética a padecerla. El consumo de diversos fármacos, esteroides y anabolizantes, además de enfermedades como la diabetes y traumatismos pueden contribuir a su aparición. También es posible padecer cataratas desde el nacimiento de manera congénita.

 

SÍNTOMAS iniciales de las cataratas

Es probable que una persona padezca cataratas si:

  • Nota visión borrosa e incluso doble.
  • Padece fotofobia.
  • Ve peor en los días soleados que en los días nublados.
  • Cada vez le es más difícil conducir por la noche.
  • Ha dejado de necesitar gafas de cerca.
  • Le cambia con frecuencia la graduación de la vista.

En caso de tener alguno de estos síntomas, es importante consultar con un especialista.

OPERACIÓN DE CATARATAS

La cirugía es el tratamiento de elección para el tratamiento de cataratas. En la operación se extrae y se sustituye el cristalino deteriorado por una lente que realiza sus funciones.

La duración aproximada es de 10 minutos. Se aplica anestesia tópica, aunque en algunos pacientes requieren anestesia local.

Es posible que durante la cirugía de la catarata, se puedan corregir otros defectos visuales, como la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia. Con este fin, se pueden implantar diferentes tipos de lentes: monofocales asféricas, bifocales, trifocales y tóricas (monofocales, bifocales y trifocales), según la necesidad de cada paciente.

El uso del facoestimulador Stellaris PC permite que la operación se realice con la máxima precisión gracias a su alta tecnología.