Vicente Crespo Penedés, de 27 años, dependía de las lentillas para realizar cualquier tipo de actividad. Las molestias que conlleva usar las lentes de contacto y el cansancio de tener que llevarlas habitualmente, fue lo que le llevó a tomar la decisión de corregir su visión. A través de una recomendación personal, acudió a Quijada | Medicina Ocular donde el Dr. Quijada empleó la técnica ReLEx smile, la tecnología con la que se consigue llevar a cabo una cirugía mínimamente invasiva. Según nos cuenta Vicente, durante el proceso estaba nervioso y notó alguna molestia, pero sintió que todo merecería la pena: «Tuve muchos nervios aunque la profesionalidad y la personalidad del Dr. Quijada y la de su equipo, ayudaron mucho» Ahora Vicente está en la fase del postoperatorio en el que asegura que todo es muy llevadero. También nos cuenta que está un poco impaciente por finalizar esta última fase y poder bien por completo: «Cuando vea perfecto todo será maravilloso», afirma Vicente.