El desprendimiento de retina consiste en la rotura o separación de la retina neurosensorial y el epitelio pigmentario al que está adherida.

De este modo, se permite el paso del líquido de la cavidad vítrea hacia la retina, impidiendo el funcionamiento correcto de ésta. Aunque el desprendimiento de retina puede ocurrir a cualquier edad, suele ser más frecuente en edades avanzadas.

 

SÍNTOMAS

El síntoma principal suele ser la visión de moscas flotantes o destellos luminosos.

La desprendimiento de retina regmatógeno es el más frecuente, y se produce por rotura de la capa más interna de la retina por la existencia de tracciones vitreorretinianas.

 

FACTORES DE RIESGO

El desprendimiento de retina es una de las complicaciones más graves de la retinopatía diabética

También puede aparecer por un proceso degenerativo, por un traumatismo, una inflamación o una hemorragia, que fraccione la capa, la rompa y la desprenda.

Personas con miopías superiores a -7 dioptrías tienen riesgo de sufrir un desprendimiento de retina.

Personas con antecedentes familiares que hayan sufrido un desprendimiento de retina, haberse sometido a una operación de cataratas o haber tenido un glaucoma.

 

TRATAMIENTO

  • Se realiza una examen oftalmológico exhaustivo con el fin de diagnosticar la patología.
  • Si se detecta cuando sólo se ha producido una rotura, el láser puede servir para repararla. Otros métodos también pueden ayudar como la inyección de burbujas de gas o la crioterapia (tratamiento a base de frío).
  • Si ya se ha producido el desprendimiento, se aplica la cirugía colocando una banda de silicona que ciñe la retina al globo ocular, como un cinturón.
  • También se puede realizar una vitrectomía, en la que se extrae el tejido cicatricial que tracciona de la retina.

 

Se recomiendan exámenes visuales periódicos para pacientes con riesgos de sufrir ésta patología con el fin de prevenirla.

Si es tu caso, en Quijada | Medicina Ocular estaremos encantad@s de atenderte. Pide tu cita online o llámanos al 963 218 141