La fotocoagulación para detener la progresión de la retinopatía diabética es un procedimiento ambulatorio láser. 

La retinopatía diabética es una complicación crónica de la diabetes que aparece en diabéticos tras varios años de evolución de la enfermedad. La fotocoagulación para detener la progresión de la retinopatía diabética es un procedimiento ambulatorio y se realiza con un microscopio especial y con un láser especial argón. 

¿CUÁNDO SE UTILIZA?

La fotocoagulación para detener la progresión de la retinopatía diabética está indicado en aquellos casos de retinopatía diabética proliferativa y preproliferativa.

¿EN QUÉ CONSISTE?

El láser sella la filtración de los vasos sanguíneos, promueve la absorción de líquido y reduce, tanto como sea posible, la formación de vasos sanguíneos anormales. Así:

  1. Se aplican gotas de dilatación para visualizar mejor la retina.
  2. Se administran gotas anestésicas.
  3. Durante la intervención el Dr. Quijada dirige el láser a la retina con el fin de corregir la patología.

La fotocoagulación para detener la progresión de la retinopatía diabética se realiza en distintas sesiones separadas en el tiempo, para cada ojo. En ocasiones se realiza un tratamiento combinado con inyecciones intravítreas de fármacos inhibidores de la formación de neovasos (antiVEGF).

POST OPERATORIO

Durante unas horas tras la intervención puede tener visión borrosa. Tras la intervención el paciente puede notar un leve dolor de cabeza. Es posible que algunos pacientes requieran aplicación láser adicional.

RESULTADOS

La fotocoagulación para detener la progresión de la retinopatía diabética suele ser efectivo para la mayoría de los pacientes. Es importante destacar que los resultados son mejores cuando la enfermedad es tratada desde sus fase iniciales.

La retinopatía diabética en sus fases avanzadas es difícil de tratar. Por ello, es necesario un diagnóstico y tratamiento precoz y estricto, tanto del problema ocular como del control metabólico, para obtener los mejores resultados.