La hipermetropía es el defecto refractivo en el que los objetos cercanos aparecen borrosos, al formarse la imagen de los mismos por detrás de la retina.

La hipermetropía puede ser provocada por un globo ocular demasiado pequeño o, bien, debido a que el poder de enfoque resulte insuficiente.

¿A QUIEN AFECTA?

Es una patología bastante frecuente, y puede estar presente desde el nacimiento o aparecer con avanzada edad.

SÍNTOMAS

  • Visión borrosa.
  • Dolor o fatiga ocular.
  • Ambliopía u ojo vago.
  • Dolor de cabeza al leer o astenopia.
  • Estrabismo.

CÓMO SE DETECTA

Se le realizará una revisión ocular general, incluido un test de agudeza visual y un examen refractivo y de retina, entre otras pruebas, para diagnosticar la patología y ofrecerle el tratamiento adecuado.

En niños es necesario la refracción bajo cicloplegia para determinar con exactitud la hipermetropía, ya que tienen mucha facilidad para enfocar y “disimular” el defecto refractivo que realmente presentan.

TRATAMIENTO

La corrección es posible mediante gafas o lentes de contacto, aunque también es posible su corrección en adultos mediante cirugía. De este formo, se evita el uso de gafas o lentillas de forma permanente.