A Lorena Pérez Llosá, de 35 años, la miopía le limitaba bastante su día a día. Sobre todo, lo que peor llevaba y lo que le resultaba más molesto, era la conducción por la noche. «Por la noche veía mucho peor» nos explica Lorena.  Hasta que finalmente, le recomendaron acudir a Quijada | Medicina Ocular. Lorena decidió operarse por la comodidad que le supondría deshacerse de las lentes. Para corregir la miopía de Lorena Pérez Llosá, se empleó la tecnología ReLEx smile. Durante el proceso, Lorena no advirtió dolor, aunque noto «algunas cosquillas en el ojo», según nos contó. Lorena está encantada con su postoperatorio ya que no tuvo ninguna complicación ni ninguna molestia. De hecho, califica el postoperatorio como «muy bueno».