La trabeculectomía es una técnica quirúrgica para el tratamiento del glaucoma que reduce la presión ocular. Consiste en la realización de una ventana que permite la salida del humor acuoso hacia el espacio subconjuntival, reduciendo la presión interna del ojo.

 

¿CUÁNDO SE UTILIZA?

La trabeculectomía se emplea en casos de glaucoma en los que el tratamiento mediante colirios no es capaz de mantener el ojo en la presión deseada y la enfermedad avanza. También se utiliza en aquellos casos en los que es necesaria una importante disminución de la presión intraocular.

¿EN QUÉ CONSISTE?

Consiste en la resección de un fragmento corneo-escleral y la creación de una vía entre la cámara anterior y el espacio subconjuntival que permite la salida del humor acuoso, ayudando así a reducir la presión ocular.

En ocasiones es necesaria la utilización de distintos implantes quirúrgicos que aseguren la permeabilidad del conducto realizado. Para ello, hay numerosos dispositivos que deben ser seleccionados por el cirujano, en virtud de las características de cada paciente.

Previamente a la cirugía, es importante realizar una exploración oftalmológica completa.

Los tratamientos de trabeculotomía no suelen durar más de 45 minutos y son 100% ambulatorio. Es decir, una vez el paciente ha sido tratado, puede volver a casa.

POST OPERATORIO

Puede haber molestias durante unas horas tras el tratamiento.

La presión intraocular tras el procedimiento puede ser excesivamente baja o alta y requerir de intervenciones modificadoras en el postoperatorio.