Alejandra Boix Ferreres, de 33 años, acudió a Quijada | Medicina Ocular porque veía fatal sin gafas. La miopía que padecía le impedía hacer hasta las actividades más cotidianas.

Según nos cuenta Alejandra, no podía leer, ni estudiar, ni conducir ni realizar deportes como la natación y el yoga. Siempre dependía de las gafas y de las lentillas y no podía llevarlas siempre porque su uso le suponía una gran molestia. Por eso decidió operarse y despedirse por fin de las lentes.

Alejandra vino a vernos animada por sus primos, que ya nos conocían y le recomendaron Quijada | Medicina Ocular, y por la innovadora técnica láser ReLEx smile.

Tras preguntarle qué sintió durante la operación nos explicó: «No duele, es muy rápido». Su postoperatorio transcurre con total normalidad sin ningún tipo de dolor en los ojos y recuperando progresivamente su visión: «Pensaba que iba a ver bien antes, pero me reconforta que cada día veo mejor», nos comenta Alejandra.